10 Cosas acerca del vino tinto que posiblemente desconocías

10 Cosas acerca del vino tinto que posiblemente desconocías

Mucho hay hablado del vino tinto en libros, revistas, documentales y, cada vez más, hasta en la mesa con amigos. Sin embargo, todavía quedan muchísimos aspectos que podemos contarte y que seguro te van a sorprender. ¿Quieres conocerlos ya? ¡Pues toma nota!

#1.  ¡Beber vino tinto en pequeñas dosis es mejor para usted que no beber nada!

Tal vez te sorprenda pero varios estudios han demostrado que el consumo moderado de vino tinto es mejor que no beber nada de vino. ¿Por qué? Pues se debe a que los antioxidantes que se encuentran en el vino tinto disminuyen la incidencia de enfermedades cardiovasculares, la mortalidad y la diabetes tipo 2. Por supuesto, si bebes más de lo debido tendrás riesgos para tu salud. Por eso la recomendación está clara: bebe vino tinto, pero con moderación.

#2. Los beneficios para la salud del vino tinto provienen del tanino.

Casi todo en el vino que no sea alcohol o agua es un tipo de polifenol. Los polifenoles incluyen taninos, pigmentos de color, aromas de vino, resveratrol y otros 5,000 compuestos de plantas. De estos polifenoles, los más abundantes en vino por motivos de salud son las procianidinas, que son un tipo de tanino condensado que también se encuentra en el té verde y el chocolate negro. Este compuesto se asocia específicamente con la inhibición de la placa de colesterol en los vasos sanguíneos, que es altamente beneficioso para la salud del corazón y la longevidad.

#3. Algunos vinos tintos son mejores para ti que otros.

No todos los vinos tintos son iguales. Algunos vinos tienen niveles significativamente más altos de “cosas buenas para ti” que otros. Si bien es bastante difícil determinar qué vinos son los mejores, aquí hay algunas pistas:

  1. Los vinos tintos secos son mejores que los vinos dulces.
  2. Los vinos tintos con menos alcohol (preferiblemente por debajo del 13% ABV) son mejores que los vinos con alto contenido de alcohol
  3. Los vinos tintos con taninos más altos (aquellos que son más astringentes) son mejores que los vinos con taninos bajos.

#4. Los vinos tintos jóvenes son mejores para ti que los vinos tintos viejos.

Nos han dicho durante años que los vinos viejos son los mejores vinos. Es cierto que algunos vinos tienen mejor sabor cuando están bien envejecidos, pero cuando se trata de los aspectos de salud del vino, ¡los jóvenes se llevan la palma! Los vinos tintos jóvenes contienen mayores niveles de taninos que cualquier otro tipo de vino.

#5. El color en vino tinto proviene de las pieles de uva.

El color del vino proviene de un pigmento vegetal llamado antocianina, que se encuentra en la piel de las uvas rojas.

#6. A medida que los vinos tintos envejecen, se vuelven de color más claro.

El color se vuelve menos intenso a medida que el vino envejece. Los vinos muy viejos son pálidos y de color translúcido.

#7. Casi todos los vinos tintos están hechos de una especie de uva.

Todos los vinos tintos más comunes, incluyendo Cabernet Sauvignon, Syrah, Merlot y Pinot Noir, son de una sola especie de uva: Vitis vinifera. Es cierto que hay otras especies utilizadas para el vino (hay unas 65-70 especies de vitis), pero rara vez se utilizan para el vino. Vitis vinifera es comúnmente considerada la especie de uva de vino. Por cierto, que la Vitis vinifera no se originó en Francia. ¡Vino de Europa del Este!

#8. Los vinos tintos comúnmente contienen menos sulfitos que los vinos blancos.

En general, los niveles de sulfitos en los vinos tintos son más bajos que en los blancos. Esto se debe a que los vinos tintos tienden a ser más estables químicamente que los blancos y no se degradan tan rápido.

#9. Es posible hacer vino blanco con uvas tintas.

Debido a que el color proviene de la piel de la uva (y no del jugo), es posible hacer un vino blanco con uvas tintas. De hecho, esto sucede en más ocasiones de las que imaginas. Por ejemplo, un Champagne Blanc de Noirs es un vino espumoso blanco elaborado con uvas Pinot Noir y Pinot Meunier (rojo).

#10. La uva es la causante de los cientos de aromas que se encuentran en el vino tinto provienen de solo uvas.

Todos esos aromas de cerezas, bayas, mermeladas y hierbas que se encuentran en una copa de vino tinto derivan de uvas fermentadas y el caldo de crianza en barricas de roble. No hay aditivos de sabor.

 

¿Qué? ¿te hemos sorprendido o únicamente hemos provocado que tengas que beberte una copa de vino tinto? ¡En cualquier caso hemos hecho algo por ti porque, o bien has aprendido algo nuevo o estás cuidando tu salud! ¡¡Sea como sea…ha sido un placer!! Si quieres saber más cosas acerca del vino, la gastronomía y la restauración…¡¡¡no dejes de leer nuestro blog y síguenos en Facebook, Instagram o Twitter!!!

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Posts Relacionados

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Enter your keyword